Image for post
Image for post

De pie, a espaldas de la pequeña niña, la madre acaricia,
En movimiento casi mágico, pareciera un ritual, acaricia…
El cabello fino, delicado, derramando su belleza en la espalda.
Entonces, cual palomas ágiles esas manos maternales trenzan,
Trenzan sueños, historias, alegrías y ternura sin parar.

En cada movimiento esas manos regalan vida, misterio, magia.
El callado deseo y la esperanza plena en el despertar de la niña,
Trenzan sendas coloridas de hermosas flores cantando en libertad,
Manos que labraron vida, historias de siempre, de dulzura y de temores,
Se deslizan raudas tejiendo ese cabello fino y transparente, danzan casi.

Ahora giran, envuelven y aseguran las trenzas infantiles bañadas de candor.
La niña viaja entonces hacia parajes lejanos, hacia fantasías y alegrías plenas.
¿Qué sabe ella del mundo y sus avatares? Solo canturrea y sueña.
Aún no, no es tiempo, las ágiles y gastadas manos la guían, la atesoran.
Le transmiten su amor sin límites, su fuerza invisible, su necesaria alerta.

Es pronto aún, pequeña, la vida pretende con premura arrebatarte, aún no.
Que este lazo indestructible aún te sostenga, te alimente de dulces sueños,
Déjate cobijar en calor materno, todavía tus alas tiernas no están listas.
Las manos maternales, ahora imbuidas de un calor desconocido, se apresuran
Preciso es terminar su labor, el tiempo gana y es inclemente…no esperará.

Un día, esas manos cual gacelas asustadas buscarán las trenzas de amor y
nostalgia. Buscarán la magica cabellera y la suave espalda, se hace preciso…
Esas trenzas tejidas de vida, se habrán sumergido entonces en la vorágine de la vida que demanda, implacable.

Noviembre 2020

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store