Hoy, sí, hoy se desbordan
Cual iracunda explosión imparable
Torrente de sangre, de vida líquida
Torrente de emociones, deslizantes.
Premura de vida, de tiempos, de plazos.
Horadando las entrañas escondidas,
Hurgando cual hambriento en la nada
Buscando aquello nuevo y naciente.

Cual tesoro oculto, sin tiempo, sin piedad
en punzada al pecho, sangro arrobada
Apenas albergar puedo esto que oprime
Es estar allí, completa, sintiendo.
Allí permanece esperando……
Corro en ansia casi febril hacia su llamado
Su mano abierta expectante, casi adolorida
Última oportunidad, allí me zambullo al fin.

Nov. 2018

antes cual Perséfone, en su mundo inocente y seguro. Despues arrastrada al inframundo por Hades, hacia adentro, hacia las entrañas, hacia el miedo acechante.