Esos ojos negros cual lagos profundos, insondables; tantas veces en ellos mi alma quizo navegar sin rumbo. Tu mirada tierna, frágil, indagando en el mundo. Sin tiempo, sin apuros. Mágica, frágil, interrogante, esperando.

Dicen que las personas hermosas son aquellas que luchando por sus sueños, sufrieron lo indecible, que se quebraron en mil pedazos…, que en las pérdidas ganaron, cosechando luego tanto…Tú, eres así. Hermosa, compasiva y vulnerable.

Tanta energía, tanta valentía, tanta fortaleza insospechada. Me sorprendes. Heredaste y atesoraste el encargo de ser Madre. Te atreviste y amaste desde tu juventud, tus miedos y esperanza, a aquel pequeño ser, milagro en tu vida. Regalo divino, mágico ensueño que enrumbó tu norte.

Te erguiste entonces cual ave que, lamiendo sus heridas, en vuelo inesperado partió, primero casi a tientas, luego enrumbando hacia tu propio destino.

Como no recordar aquellos días, meses, años en que entrabas temerosa aún, en el tumulto de la vida, de sus avatares, sus retos hacia tu naciente fortaleza, necesarias y a veces durísimas pruebas, hacedoras de ese nuevo espíritu valiente y poderoso, imbatible, que hoy te acompaña.

Hoy, la vida te acompaña en tus ganas de vivir con coraje y amor, abriendo nuevas trochas, aceptando nuevos encargos, descubriéndote sin tregua, buscando siempre. Allí, hasta que la Vida te muestre tu misión.

Hoy, te saludo, abrazo, honro tu presencia, tu vida. Te acompaño desde mi amor y entrega, desde la llama siempre encendida y avivada por tu fuerza luchadora.

Mayo 09, 2021

antes cual Perséfone, en su mundo inocente y seguro. Despues arrastrada al inframundo por Hades, hacia adentro, hacia las entrañas, hacia el miedo acechante.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store